¿Cómo podemos ayudar a liberar el potencial humano?



Podemos y debemos desarrollar y liberar tanto nuestro propio potencial humano como el de nuestros compañeros de equipo, para ello podemos tomar estas pautas que nos ayuden:

  • - ¿Cómo desarrollamos resiliencia? Ayudar a aprender y tener opcionalidad:
    • ¿Cómo te sientes cuando tu compañero dice esto?
    • ¿Qué te estabas diciendo a tí mismo en ese momento?
    • ¿Qué crees que eso significa para tí?
    • ¿Crees que un solo error provocará consecuencias?
  • ¿Cómo influimos en los demás? Tu papel con curiosidad, empatía y confianza.
    • ¿Cómo garantizamos que la otra persona se siente escuchada?
    • ¿Cómo puedes relacionarte de diferente manera con esa persona?
  • ¿Cómo hacer el trabajo de un modo artesanal con satisfacción y de modo significativo? Reflexionar sobre que es lo más importante.
    • ¿Qué está pasando ahora?
    • ¿Cómo te gustaría que fuera?
    • ¿Cómo podrías avanzar hacia esa nueva visión?
  • ¿Cómo fomentamos la curiosidad? Ayudar a salir de la rutina mental.
    • ¿Qué problema estás intentando resolver?
    • ¿Qué sentimientos sientes al respecto?
    • ¿Qué es lo que más te preocupa?
    • ¿Porqué observas que otras personas se sienten frustradas?
  • ¿Cómo podemos ayudar? Ayudar a otras personas.
    • ¿Mis compañeros están entusiasmados?
    • ¿Les permito ser creativos?
    • ¿Les doy libertad para cometer errores?
    • ¿Qué puedo eliminar para que puedan ellos hacer?
A medida que ascendemos el compromiso y el camino es más largo, con mayor influencia y mayor crecimiento. Por desgracia muchas personas se centran en la parte de influencia y no en la de crecimiento.

El pilar fundamental para liberar el potencial humano es la motivación, por el contrario la desmotivación viene desde considerarse en el completo anonimato (no me conocen), considerarse irrelevante y sin medidas para revertir la situación. Las fuentes de desmotivación principalmente surgen desde la gestión.

Entre las trapas de la motivación están:
- La falta de conciencia de valores.
- La falta de auto-eficiencia.
- Emociones disruptivas para el resto.
- Errores de atribución de responsabilidades.

Por suerte siempre tenemos medidas para revertir la situación y motivarnos:
- Conseguir pequeños logros nos genera confianza a nosotros y al resto.
- Motrar los éxitos del pasado ejercita la memoria.
- Mostrar los futuros éxitos genera una visualización y un deseo.

El mayor factor de motivación son los actos de auto-liderazgo basados en la empatía. El liderazgo fomenta y protege el bienestar de los compañeros y de la compañia.

Para ello tenemos que emerger desde el autodescubrimiento:
  • ¿Cómo puedo estar seguro de que seré feliz en mi carrera profesional?
  • ¿Cómo puedo estar seguro de que mis relaciones se convierten en una fuente permanente de felicidad?
  • ¿Cómo puedo estar seguro de que me quedaré fuera de los problemas siendo íntegro?
Deberemos de cultivar y evolucionar a lo largo de la motivación intrínseca, el alto rendimiento, la creatividad, los comportamientos éticos, la autonomía personal, la maestría y el propósito.

A nivel individual deberemos :
  • Testear nuestro propio flujo de aprendizaje.
  • Primero generar una gran pregunta siempre.
  • Después una pregunta pequeña.
  • Siempre tener un sabio al lado.
  • Revisar tu propio rendimiento.
  • Tener desapego de las cosas.
  • Acercarse al dominio del problema, mejorando el rendimiento, repitiendo, buscando feedback crítico, concentrándote en pedir ayuda y preparándote continuamente.
  • Motivarte a tí mismo.
  • Crea tu propio "poster" motivacional.
  • Asegurar la equidad interna y externa.
  • No importar el como pueda hacerlo, si no el qué me gusta y aporta para conectarlo con las habilidades.
Las personas si consideran que no tienen el conocimiento o la habilidad para hacer una cosa no estarán motivados, "No creo que pueda hacer esto".

Para ello hay que ayudar a desarrollar confianza  y nuevas competencias, con narrativas similares de actos del pasado de compañeros.

Entender y empatizar para ayudar a mitigar la situación que le angustia a la persona (compasión)  y no resignarse a la afirmación de "estoy demasiado molesto para hacer esto".

Cuando empezamos a perder el miedo al fallo, debemos de indagar en la afirmación "no se por que salió mal esto", si no se identican correctamente las causas, no estaremos motivados para un suceso similar a futuro.


Comentarios