Principios y valores, necesarios en cualquier sociedad, más en la era COVID19


En los tiempos actuales, se está cuestionando lo más profundo de nuestras tradicoines, hábitos, cultura, colaboraciones, relaciones y modelos económicos. Ha quedado claro que en un mundo tan rápido por la globalización cualquier mínimo impacto en un punto del planeta puede resultar devastador a nivel global.

Toda sociedad se basa en una serie de principios y valores que la rigen:
- Identidad individual.
- Amor.
- Amistad.
- Redes sociales.
- Cooperación.
- Preferencias por un grupo.
- Aprendizaje social.

Ante una situación de confinamiento se ha tenido que poner el foco en la identidad individual, el amor individual, porque la parte de amistad, redes sociales y cooperación a quedado relegado a un modo online basado en plataformas de internet, el aprendizaje social se ha mitigado inicialmente con un aprendizaje individual.

La madurez social viene en base a 3 premisas :
- Dependencia : TU me cuidas, con lo cual te puedo culpar de los resultados.
- Independencia : Soy libre  de otros, YO puedo hacer.
- Interdependencia : Nosotros para lograr conseguir lo que deseamos.

El primer problema moral presentado es que los estados han confinado a las personas porque EL nos cuida, choca con el segundo, el de independencia de YO soy libre para hacer.

El segundo muchas veces es mal interpretado, uno es libre de hacer dentro de tus derechos y bajo los deberes u obligaciones a realizar como miembros de una sociedad, siempre que no se ponga la salud de otros en peligro. La reveldía de no llevar la mascarilla en plena pandemia del COVID19 no es por la independencia de yo soy libre de hacer, si no la dependencia de YO soy el primero que me teno que cuidar a mi mismo. Solo desde esa premisa podemos cuidar al resto, cuídandonos a nostros mismos.

El uso de máscara es para no infectar a otras personas en caso de que estemos infectados y no lo sepamos, no es para protegernos de otros, es para proteger al resto de nostros mismos.

Ese es el gran cambio, ESTAMOS ACOSTUMBRADOS A TOMAR MEDIDAS DE PROTECCIÓN DE OTROS, PERO NO ESTAR AL SERVICIO DE OTROS PROTEGIÉNDOLOS DE NOSOTROS. El motivo es sencillo, nunca nos hemos considerado una amenaza para nadie, ni para nostros mismos, error, nuestra primera amenaza somos nosotros mismos fruto de nuestros hábitos, creados, desarrollados, interiorizados y creidos como un dogma de fé.

Nos regimos por una serie de principios orientados a la conciencia:
- El ser humano no es un objeto.
- Principio de igualdad.
- Respeto de la ley natural.
- Democracia y participación.
- Libertad individual.
- Convivencia pacífica.
- Dignidad humana.
- Justicia social.
- Liderazgo con responsabilidad social.

Y una serie de valores orientados a la conducta y la personalidad individual:
- Humildad.
- Responsabilidad.
- Sinceridad.
- Respeto.
- Justicia.
- Gratitud.
- Solidaridad.
- Tolerancia.
- Honestidad.
- Lealtad.
- Transparencia.

Un paradigma son las suposiciones de cómo es el mundo, lo vemos como somos, no como es en realidad.

Nuestra actitud y comportamiento fluyen desde nuestro paradigma. Para cambiar dicho paradigma hay que cambiar el rol, cambiar la actitud y el comportamiento introduciendo nuevos hábitos que nos hagan cuestionar nuestro paradigma. Cómo nos definimos a nosotros mismos, como nos vemos a nosotros mismos, como vemos nuestro nivel de responsabilidad. Has de ser leal siempre a los ausentes. Si no recibes retroalimentación no das retroalimentación (yo siento que... y no tu eres ...)

Las neesidades básicas de todo ser humano son vivir, amar, crecer y aprender y dejar un legado, para ello hemos de desarrollar unos principios y valores fuertes como sociedad que permitan dejar un legado como humanidad.

Comentarios