Las habilidades adaptativas a través de las lecciones de "El principito"



Las llamadas habilidades blandas o soft skills son habilidades sociales, habilidades de comunicación, personalidad, actitudes y atributos profesionales desarrollados en base a nuestra forma de ser, inteligencia social, emocional y situacional. Estas habilidades ayudan a relacionarse en un entorno, complementándose con las habilidades profesionales para conseguir los objetivos.

Hasta hace bien poco las habilidades estaban orientadas a la tecnología, la herencia burocrática, el empleado como alguien que presta un servicio a la empresa, reparar (acción reactiva y no proactiva), miedo al fallo, talla única para todos (todos cortados por el mismo patrón), un lugar de trabajo donde viene la gente y uniformidad.

Debemos de movernos hacia las personas, redes relacionales y colaborativas, empleado como socio, proactividad para prevenir, seguridad psicológica con contextos seguros sin miedo al fallo, individualismo como crecimiento personal para el grupo, un lugar de trabajo "para mí" donde las personas se sientan cómodas, y fomentar la diversidad.

Desde pequeños desarrollamos las habilidades adaptativas pero con el tiempo dejamos la inocencia y la niñez olvidándonos de las cosas buenas aprendidas.

Un buen modo de desarrollar habilidades adaptativas es potenciar las lecciones de "El principito":
- Todos los adultos hemos sido niños y se nos olvida.
- Las personas mayores no pueden comprendr las cosas por si solas, porque son poco razonables.
- Nos ponemos nuestras propias limitaciones.
- ¿Cuantas veces nos hemos dicho a nostros mismos o a otros "eso no se puede hacer"?.
- No hacemos las cosas que nos apasionan porque ¿qué van a pensar los otros adultos de nosotros?
- Los niños son más felices porque no se preocupan del que dirán.
- El zorro del principito se domestica, es crear hábitos y vínculos, sin vínculos todos somos iguales.
- Si domesticas al crear hábitos, se crea el vínculo de ser único para cada una de las partes.
- Domesticar es crear vínculos, es pasar tiempo juntos, es preocuparse por el otro, es cuidar al otro.
- Cuando el proceso se cierra, si uno dice de quedar a las 4 de la tarde, la otra parte estará contenta desde las 3 de la tarde por quedar.
- Solo hay que pedir a cada uno lo que cada uno puede dar.
- La autoridad se apoya antes que nada en la razón.
- Únicamente un sabio se puede juzgar a si mismo de manera recta y justa.
- Lo más fácil es hacer responsable al resto juzgando a los demás.
- Sólo con el corazón se puede ver bien.
- Lo esencial es invisible a los ojos.
- Juzgamos por actos, eventos, comportamientos solo por lo que vemos con los ojos sin escuchar con el corazón.
- Veamos con el corazón y el niño que llevamos dentro.

Comentarios